Porcentajes colegios públicos, privados y concertadosGema y Teresa viven en el mismo barrio del sur de Madrid, Vallecas. Gema, madre de dos mellizos, los lleva a un colegio público; Teresa lleva al mayor de sus hijos a un concertado. Ninguna de las dos ha elegido el centro público que tiene más cerca de casa.

La primera ha renunciado al que estaba a cinco minutos para ir a uno que está a más de 20: «Toca coger coche o autobús, pero es un cole distinto, sin deberes y con decisiones asamblearias». Teresa, que es arquitecta y acaba de mudarse al barrio, solicitó ese mismo centro, pero no quedaban plazas. Optó por un concertado. Se decidió por motivos parecidos. Las dos admiten, y los profesores del centro lo confirman, que a la salida del cole se nota un ambiente distinto de los públicos del resto del barrio: el nivel sociocultural es más alto. Ambas han encontrado un centro con padres y madres parecidos a ellas.

No son casos aislados. En España hay 20.000 colegios públicos de primaria y secundaria y otros 9.000 entre concertados y privados. Pero los estudiantes no son iguales en todas partes: las brechas de renta y clase social que encontramos entre pueblos y barrios se reproducen —si no se amplifican— dentro de los colegios. Los centros educativos están segregados por las características de sus padres, como su riqueza o sus estudios, y lo normal en cada escuela es encontrar niños de orígenes sociales parecidos. Este fenómeno lo vemos cuando comparamos escuelas públicas y concertadas, pero no solo ahí: los datos del informe PISA demuestran que en la red pública también se segrega.

A continuación, hemos extraído cinco conclusiones sobre la segregación educativa en España, usando datos de las características de 33.000 niños, la ubicación de 21.000 colegios y la renta de las 35.000 secciones censales a su alrededor.

1. Los colegios de vecindarios pobres son casi siempre públicos. En los ricos, la mitad son concertados o privados

Hemos agrupado la renta de los vecindarios de los colegios de toda España y la hemos dividido en 10 deciles (valores estadísticos), de más pobres a más ricos, de manera que el decil 1 representa al 10% de los colegios más pobres y el decil 10 a los más ricos. La brecha es evidente: los colegios concertados y privados abundan más cuanto mayor es la renta de una zona geográfica.

Nueve de cada 10 colegios que están en zonas pobres son públicos. En cambio, los centros que están en las zonas más ricas están divididos: un 29% son privados, un 24% son concertados y solo el 46% son públicos.

Esta tendencia se reproduce en todas las comunidades. Las escuelas privadas o concertadas siempre se concentran en zonas de rentas altas. El efecto es más acusado en algunos territorios, como Cataluña o Murcia. En Andalucía, los colegios públicos apenas representan un tercio de los colegios en las zonas más ricas.

Los colegios privados y concertados son más comunes en las ciudades, que es también donde las diferencias de rentas son más acusadas. Pero basta consultar el mapa de Madrid, por ejemplo, para comprobar que dentro de una ciudad también hay diferencias por renta: los colegios privados son más abundantes en el norte de la capital, que es donde están los barrios más ricos.

2. ¿Y la renta de los alumnos? Los colegios concertados y privados tienen estudiantes de familias favorecidas.

Los datos anteriores nos decían dónde están los colegios de cada tipo. Pero tenemos un instrumento estupendo para observar aulas reales, con información detallada sobre cada alumno y su familia: el último estudio PISA, publicado en 2015.

Leer el resto del artículo en El País.

La entrada ¿Escuela de ricos, escuela de pobres? Cómo la concertada y la pública segregan por clase social aparece primero en Aula Intercultural.