imagen de la cabecera de una manifestación feminista en Uruguay

Las múltiples violencias de género, entre las que se encuentran los feminicios, es decir el homicio agravado por razones de género, alarman al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. El mandatario declaró el estado de emergencia nacional debido al incremento de estos crímenes contra las mujeres.

La medida se emitió el lunes 30 de diciembre mediante un comunicado de la Secretaría de Comunicación de Presidencia. “La conmoción causada por los recientes actos de violencia ejercido contra las mujeres”, reza la resolución tomada por el mandatario actuando en el Consejo de Ministros.

Según ONU Mujeres Uruguay, las estadísticas sobre la violencia de género en el país son realmente alarmantes. El Observatorio de Igualdad de Género en América Latina de la CEPAL muestra que al menos 30 mujeres fueron asesinadas en Uruguay durante 2019, por razones de género o feminicidios. Mientras que organizaciones independientes elevan estas cifras a 35 feminicidios.

Por ello, el Ejecutivo uruguayo anunció medidas específicas de “implementación inmediata” que aparecen en el texto emitido, promoviendo una reunión de alto nivel entre la Presidencia, la Suprema Corte de Justicia y Fiscalía General de la Nación “con el objetivo de fortalecer las necesidades coordinaciones para dotar de mayor eficiencia al proceso de acceso a la Justicia para la protección de las mujeres, niñas, niños y adolescentes”.

Cada dos horas una mujer es asesinada en Latinoamérica

América Latina es la región más letal para las mujeres, según Naciones Unidas. Pero son múltiples las violencias a las que se enfrentan en los países latinoamericanos, siendo el acceso a la justicia uno de los principales problemas y trabas a los que se enfrentan las mujeres a la hora de denunciar a sus agresores.

El texto dice que también ampliarán el programa de tobilleras electrónicas “mediante la adquisición de 200 unidades más, que incrementarán el stock a 1.200 tobilleras para todo el país, fortaleciendo el equipo de monitoreo”.

Otras medidas son la divulgación de acciones de protección dirigidas a las mujeres y la comunidad “frente al riesgo inminente de vida, mediante campañas de Bien Público” y “disponer de cursos virtuales para el fomento de masculinidades no violentas”. Esto pretende educar a los jóvenes, pero también a los adultos, en igualdad de género mediante cursos de “prevención del abuso sexual en niñas, niños y adolescentes”. ¿El fin? Perfeccionar la capacidad de las instituciones y educadores para identificar situaciones de riesgo.

Leer el artículo completo en France 24.