Hipatia de Alejandría

Dicen que “la historia la escriben los vencedores” y en casi cualquier momento desde que el ser humano aprendió a escribir hasta nuestros días, esos vencedores eran hombres y no mujeres. Por supuestas razones biológicas, códigos morales, imposiciones religiosas o convenciones sociales, el género femenino ha quedado relegado a un segundo plano en la historia y ha tenido que ganar derechos y privilegios que eran considerados como inherentes a los hombres. De forma más o menos directa, la lucha feminista por los derechos y la igualdad lleva mucho tiempo activa.

Aunque es cierto que el control de los asuntos más importantes y la toma de decisiones recaía mayoritariamente en el hombre y no era muy común, en el mundo antiguo existen ejemplos en los que las mujeres realmente tenían libertad y poder, recibían una educación comparable a la de los hombres e incluso eran entrenadas en combate. Este podría ser el caso de las mujeres espartanas o de Hipatia de Alejandría, que llegó a ser directora del museo de Alejandría.

La caída del Imperio Romano en el 476 d.C. dio paso a la Edad Media, cuyo primer periodo se caracteriza por un retroceso y la pérdida de valores que civilizaciones como Roma o la Grecia Clásica habían tenido por bandera. La extensión de las tres grandes religiones monoteístas en Europa, Oriente Próximo y norte de África implantaron en la población unas normas morales y especialmente estrictas y la asunción casi natural de que la mujer no era igual al hombre. En el caso del cristianismo, esto se veía desde el momento en que Eva mordía la manzana en el Génesis.

Juana de Arco o Cristina Pizán, considerada la primera escritora profesional de la historia, rompían la concepción de que la mujer debía estar supeditada a un hombre (padre, hermano, marido o hijo) y preparaban el terreno para lo que vendría en los siglos XVII, XVIII y XIX: el surgimiento del feminismo como movimiento estructurado y consciente de su importancia, así como las primeras conquistas de derechos realmente significativas.

Desde la emperatriz china Wu Zetian y pasando por Virginia Woolf, Marie Curie, Frida Kalho o Eva Perón; estas son algunas de las muchas mujeres que impulsaron el feminismo a lo largo de la historia:

Hipatia de Alejandría

Fue una filósofa y matemática y llegó a ser directora del Museo de Alejandría en un mundo masculino, que dejaba pocas opciones de educación y de poder a las mujeres. Su padre fue un gran filósofo, Teón de Alejandría, y gracias a ello, desde pequeña cultivó las artes, las ciencias y la música, y viajó a Roma y Atenas, donde estudió filosofía, astronomía, matemáticas, física y lógica.

En 391 el cristianismo se convierte en religión oficial y única del Imperio Romano. Hipatia era pagana y, además se había convertido en una mujer influyente, no sólo en las ciencias sino también en la política. Fue brutalmente golpeada, violada y asesinada por fanáticos cristianos, un grupo de monjes integristas. Se cree que el nuevo obispo de Alejandría, Cirilo, que luego fue canonizado por la Iglesia, estuvo detrás de su asesinato, pues ya la había tachado de bruja y hechicera. Hipatia es un icono de la filosofía y destacó por sus aportaciones en matemáticas y astronomía. Su imagen está incluida en el famoso cuadro de Raphael, ‘La escuela de Atenas’, donde aparecen los filósofos griegos más importantes.

Leer el artículo completo en Muy Interesante.